El Bosque Mágico, por Dionisio Pérez Sanz, Periodista y viajero

El Bosque Mágico, por Dionisio Pérez Sanz, Periodista y viajero

En el Hayedo de Montejo la vegetación presenta un cromatismo espectacular en estas semanas del otoño.

Esta es la mejor época del año para visitar el Hayedo de Montejo, enclavado en la Sierra Norte de Madrid, casi en la provincia de Guadalajara. Se trata de un singular paraje de apenas 250 hectáreas pero de un gran valor ecológico, lo que le permitió ser declarado Sitio Natural de Interés Nacional en 1974. El enclave está ubicado en una ladera umbría que comienza en la margen derecha del río Jarama, cerca de su nacimiento, y está formado por los montes de El Chaparral y la Solana.

Es una suerte de “bosque encantado” donde las hayas se mezclan con los robles, los rebollos y los acebos, y la vegetación presenta en las semanas del otoño un cromatismo espectacular. La protagonista indiscutible del paisaje es la denominada “Fagus sylvatica”, la especie de haya más frecuente en toda Europa pero que, sin embargo, no lo es tanto en la Península Ibérica, a excepción de la zona norte, pues requiere cierta humedad para crecer y sobrevivir, lo que hace del Hayedo de Montejo un destino muy especial. Pocos árboles como el haya atesoran tanta elegancia. Así lo dicen los expertos en botánica. Su tronco fuerte, su copa equilibrada y el colorido de sus hojas -teñidas en estos días de tonos ocres y amarillos, algunos verdes, y otros rojizos y anaranjados-, hacen que esta especie proporcione al visitante una visión única, a veces cercana a la ensoñación. La presencia del río Jarama, con sus aguas tranquilas y cristalinas, contribuye a realzar aún más la belleza del entorno.

DUENDES Y HADAS

Los viejos carboneros y leñadores del lugar se hacen eco de la leyenda según la cuál el bosque estuvo habitado antaño por duendes y hadas, que seducían a los visitantes con sugerentes cánticos y caricias. Gracias a una melodía dulzona los paseantes acudían a las guaridas de estas criaturas y ellas los convertían en animales tales como lagartijas o petirrojos. Su objetivo era “noble” porque querían dotar al paraje del mayor número de habitantes para incrementar su encanto.

Hasta aquí el cuento popular. Lo que sí se sabe con certeza es que en el año 1460 el pueblo compra a un noble de la cercana Sepúlveda este espacio natural poblado de robles y hayas. Fue una compra rodeada de polémica ya que los señores de Buitrago reclamaban dicha propiedad, y el tema se zanjó cuando el Emperador Carlos I de España y V de Alemania sentenció que el monte era de Montejo.

 

post del blog plus40net / viajes


ESPACIO CONTROLADO

El visitante debe saber que el Hayedo de Montejo es un enclave de enorme fragilidad, por lo que su visita está totalmente regulada y controlada. Esta se inicia en el Centro de Recursos e Información de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón, donde se facilitan los pases de entrada gratuitos. Además, aquí se gestiona todo lo relacionado con el espacio natural y se ofrece información turística sobre el lugar, las sendas que pueden realizarse, los cinco municipios que integran esta Reserva de la Biosfera y la oferta de alojamientos y restaurantes de la zona. Las visitas al Hayedo están restringidas y hay que obtener un permiso para visitarlo desde mediados de los años ochenta. Este permiso se puede conseguir en el Centro de Recursos de forma presencial, pero estos pases solo suponen un 50% de las autorizaciones totales.

Para poder tener garantías de visitar el enclave es mejor contar con una reserva previa. Los tres itinerarios para conocer el Hayedo son: la Senda del Río, un recorrido lineal paralelo al Jarama, de dificultad baja y una duración aproximada de 75 minutos, que permite la observación de la mayoría de los ambientes que se dan y es en parte accesible para personas en silla de ruedas; la Senda de la Ladera, de dificultad media y 90 minutos de duración, que transcurre próxima al río para ascender, después, por una ladera; y la Senda del Mirador, que atraviesa los diferentes tipos de manchas de vegetación que configuran el Hayedo; puede hacerse en 90 minutos aunque su dificultad es alta.

Autor: Dionisio Pérez Sanz. Periodista y viajero

Etiquetas: plus40net viajes

2 Comentarios

    • Avatar
      Maria
      nov 7, 2014

      A mi tambien me ha encantado el reportaje.. Este fin de semana ire a conocerlo.. Gcs por compartirlo

    • Avatar
      Raúl
      dic 4, 2014

      Estas semanas son ideales para conocer parajes como el Hayedo de Montejo. Magnífico texto. Y muy buenas fotos

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (Invisible)
   Web: (Conhttp://)
* Comentario:
Escibe el codigo