¡SALIR!, por Ricardo Martín, Periodista

¡SALIR!, por Ricardo Martín, Periodista

Del Wellington al Bernabéu, pasando por una antigua bolera

Como madrileño de segunda generación me encanta mi ciudad, en realidad no he vivido en otra largo tiempo ni me apetece hacerlo. Pero, quizás porque Madrid es de todos y no es de nadie, tenemos por uso liquidar nuestros valores sentimentales y también los patrimoniales como si fueran Kleenex. Somos una ciudad de “usar y tirar”, quizás en esa fórmula esté su dinamismo, que tanto engancha a los recién llegados; que tanto fascina al visitante, más a los españoles que a los extranjeros, todo hay que decirlo. Madrid no compite con las grandes ciudades europeas, porque no tiene patrimonio extraordinario ni destaca por nada; sin embargo, todas las encuestas coinciden en que es una ciudad ideal “para vivir”. Correspondientemente, Madrid se puede pasear, sestear, admirar, soñar, improvisar, gozar; pero no es ni nostálgica ni vanguardista. Cada uno tiene que encontrar su sitio aquí, y sentir el latido urbano según su buen saber y entender.

Por ejemplo, Madrid ha laminado sus cafés tradicionales, por ello resulta difícil encontrar un lugar tranquilo, con buen servicio y café o infusiones de calidad. Es cierto que en Madrid podemos encontrar café de calidad en cada vez más establecimientos, cosa que no sucedía hace una década, o más atrás. Los hoteles son para mí los lugares más cómodos para hacer una parada a media mañana: son el reposo del autónomo. No hablo de desayunar, que eso ha de hacerse en casa por pura higiene; sino de un lugar de acogida: sofás, mesas donde trabajar, ambiente propicio para darle una “pensada” a ese proyecto en marcha o a esa reunión posterior… Los mejores hoteles-café están en el Centro. Y, ¿hay calle más céntrica que Velázquez?. Desde luego que no. El Hotel Wellington está en la esquina con la calle Villanueva y dispone de una cafetería anexa –La Llave- tan recomendable como el gran hall del Hotel. Las consumiciones rondan los 4 euros, pero en el Hotel acompañan el café o la infusión con bollería fina y abundante.

post del blog plus40net / viajes


Si seguimos en el Barrio de Salamanca, vayamos al imprescindible Platea, el único lugar verdaderamente innovador y vanguardista que podemos encontrar en una ciudad que no puede presumir de marcar tendencia. Lástima que mis fuentes me adviertan de que el negocio no va demasiado bien, porque Platea es el único espacio al que puedes llevar en Madrid a las visitas, para presumir de capital. El gran Platea se llama así porque está ubicado sobre el Cine Carlos III –que ha permanecido inactivo desde los años 90- y la bolera del mismo, afamada en aquellos años 70 en que la moda de los fines de semana en Madrid eran el Hipódromo de La Zarzuela, el aperitivo en José Luis y jugar partidas de bolos el sábado y el domingo por la tarde. Madrid llegó a tener más de 8 buenas boleras muy próximas entre sí.

En Platea –calle de Goya, 3-, se pasea para mirar y ser visto; se escucha música en directo o de DJ por la tarde; se puede comer “de tapas” en El Foso o El Patio –con una variedad enorme, aunque a precios por encima de la media-; o se puede almorzar bien sentado y no tan bien atentido… en el Restaurante Arriba (en la primera planta), del laureado Ramón Freixa, 2 estrellas Michelin. Los precios están en torno a los 40 euros persona, con vino por copas; y la relación calidad/precio es ajustada. Hablamos de un “dos estrellas Michelín”… Para las combinaciones –incluído el afamado Gin Tonic- se accede al Palco, donde ofician Diego Cabrera y Luca Anastasio. Ojalá se consolide este espacio, que por ahora no ha tenido tanto éxito como el Mercado de San Miguel (entre el antiguo Ayuntamiento y la Plaza Mayor), devenido en el segundo “monumento” más visitado por los turistas después del Bernabéu y por delante del Museo del Prado.

post del blog plus40net / viajes


Después de una agotadora jornada, conviene celebrar una reunión relajada en la zona Norte de Madrid, cerca del Bernabéu. La oferta gastronómica-festiva ya no es lo que fue en los años 80 y antes, quizás porque al Real Madrid le han salido competidores desde aquellas fechas, pero todavía quedan lugares de referencia en torno a la calle del Capitán Haya, en el entorno de los Juzgados y el Hotel Eurobuilding. Seguramente no son pocos los letrados que recalan a media tarde en Klimt (Capitán Haya, 48), un bar con ambiente íntimo, elegante decoración y música actual, que cuida los detalles al máximo; un servicio de jóvenes bellezas y rincones perfectamente adaptados para la confidencia. Y copas preparadas con glamour, particularmente las combinaciones elaboradas con champagne. Para gente adulta de ambos sexos, que puede pagar unos precios que se corresponden con la calidad de la oferta.

post del blog plus40net / viajes


Del mismo grupo empresarial que Klimt es el restaurante Voc1602, abierto hace unos meses, y que se ha consolidado como cita obligada para treintañeros y treintañeras; ejecutivos de la zona y estudiantes universitarios de últimos cursos. La cocina abre a las 14,00 horas, pero se puede “picar”, almorzar o cenar, hasta las 2 de la madrugada. En verano se puede cenar en la terraza, que es deliciosa.

El servicio es lo mejor de Voc1602 (calle Orense, 70, entrando por Rosario Pino). Queda patente que los dueños –empresarios de Restauración vallisoletanos de varias generaciones- están permanentemente vigilantes. La oferta gastronómica es novedosa y atractiva; con guiños a las cocinas hindú y tailandesa. La carne, en parrilla, croquetas, hamburguesas… es de primera calidad; como el resto de los productos, incluso los ingredientes de las ensaladas son ¡frescos¡. Se puede acompañar la cena con variedades de cervezas de todas las partes del mundo, y concluir con gin tonics, preparados a conciencia, por personal que ha recibido una preparación “ad hoc”. El precio de la comanda sorprende por lo ajustado; la relación con la calidad ofertada es excelente. Y la buena música que se puede escuchar –chill out- en un interior minuciosamente decorado, está incluída en el precio.

post del blog plus40net / viajes


En Madrid, los jueves se han consolidado como día festivo a efectos de salidas nocturnas; y justo a la vera de Voc1602 ha abierto la discoteca Kerala, decorada con maderas y ambiente exótico, no en vano Kerala es un estado federal situado en el suroeste de la India. Allí oficia uno de los grandes Dj´s de Madrid, Christyan Morales (Djmoralitos), que desde el minuto uno pone a bailar a los presentes con su arsenal de músicas latinas, rumbas, “de los 40 principales”, incluso nostálgicas como Camilo Sesto, Fangoria, Dalma etc… Viernes y sábados, Kerala se ha consolidado como una de las ofertas imprescindibles en la noche madrileña, con un público heterogéneo pero seleccionado convenientemente; y actuaciones en directo a lo largo de la noche. Dispone de aparcacoches. Los precios, más que asequibles.

post del blog plus40net / viajes

Autor: Ricardo Martín, Periodista

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (Invisible)
   Web: (Conhttp://)
* Comentario:
Escibe el codigo