La vejez, esa gran innombrable por desconocida

La vejez, esa gran innombrable por desconocida

Porque la vejez es cruel y triste, porque me sentiré sola, ya que lo que más adoro se va, porque empezaré a ser una carga para ellos y cada vez más pesada, por todo ello intentaré que mi corazón siga latiendo con fuerza porque el cuerpo se debilita, pero cuando despierte cada mañana pido ser capaz de sentir que un nuevo día me saluda y me empuja a seguir luchando, viviendo, viendo que soy capaz de sentir, así como de disfrutar de las novedades que me depare el nuevo día.

Y aunque mi cuerpo responda despacio, mi mente y mi corazón me empujarán a seguir, a sentir, a vivir.

Autor: Pepa, enero 2015

Etiquetas: vejez vida

1 Comentarios

    • Avatar
      Digna
      ene 18, 2015

      ¡Bien, Pepa! Te has animado. Muy bonito y ajustado a la realidad.

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (Invisible)
   Web: (Conhttp://)
* Comentario:
Escibe el codigo